Saltar al contenido

Noté esa similitud, pero no había notado que…

Recibo un formulario para mis servicios de Copywriting.

En el apartado “cuál es tu competencia”, la chica me da varias opciones.

Las miro.

Todas iguales.

Le escribo, copio y pego:

«Hay algo muy interesante en los links que me compartiste de ‘otros de tu sector»: no sé si lo has notado, pero son extremadamente similares entre sí. Me refiero al tipo de comunicación y presentación que usan. Esto puede ser un enorme punto a favor para vos»

Me contesta:

“Sí, noté esa similitud en las páginas que te pasé de referencia, pero no había notado que eso podía ser un punto a favor para mí…”

Esto es clave.

Pero clave, CLAVE!!!

Si comprendes esto, tienes el 50% del camino hecho para aumentar las ventas y la alegría.

Para el otro 50% del camino que queda, solo necesitas de un profesional que construya el puente entre tu y tu audiencia-cliente.

Ojo: no tengo que ser yo.

Pero sí te sugiero no poner la comunicación de tu emprendimiento en las manos de un primo lejano que sabe de fotochop, de la vecina de casa que sabe un montón de reels en Instagram, o en tus manos de improvisador de copywriting-voodoo

Igual todo bien,
cada uno tiene el derecho de elegir el camino equivocado.

No pasa nada.

Ahora bien (o mal, depende):

La chica vuelve a escribir.

Ahí entendí que no había comprendido y que estaba lejos de tener el 50% del proyecto resuelto.

Pero lejos.

Copio y pego:

“De hecho, tengo pensadas las secciones de mi web en referencia a esas páginas, incluso a otras más también”.

¿Se entiende, no?

¡No lo vio!

Se dio cuenta de que las páginas web que ella tenía como referencias para crear la suya, era todas iguales (mismo estilo, mismas frases, mismas imágenes) pero en lugar de desatacar a los ojos de su audiencia, eligiendo un camino no transitado, optó por pensar su web en referencia a esas mismas páginas, o sea: se tiró de cabeza en el camino transitado.

No quiero ser brutal, solo sincero y conciso.

Su elección llevará a una de estas, o todas estas conclusiones:

Una web más del montón.

Una web más que propone lo mismo que los demás.

Una web más que no funcionará y generará frustración a su propietario

Una web más que nadie volverá a ver (si es que alguien la verá)

Una web hecha con la fotocopiadora con el tóner muy bajo.

Una web más.

Cero ventas.

O una, tal vez dos, tres, casi imposible cuatro.


Ya sabes…