Saltar al contenido

Azafata genial roba el aplauso de todos los pasajeros

Antes de romper la norma, trata de conocerla, porque si no terminarás rompiendo otras cosas… bastante más molestas, pero la norma quedará intacta.

Te lo digo y me lo digo, ojo… que no tengo todas las normas en la solapa del saco.

 

Ahora mira esta imagen:

Rotonda Web Mirko Mescia

Cuando las azafatas y azafatos nos enumeran con aburridas coreografías los pasos a seguir en caso de… (tocamos madera), la mayoría de los presentes miran para otro lado, leen, bostezan, y hacen todo…
menos prestar atención.

Entendible.

Una azafata genial, de nombre Karen Wood, se enfrentó precisamente a esta situación y la resolvió con creatividad y alto nivel de copywriting.

En un vuelo de Dallas a San Diego, dio el siguiente comunicado:

«Si pudieran prestarme atención durante unos minutos,
nos encantaría comunicarles las siguientes instrucciones de seguridad. 

En caso de que no hayan viajado en coche desde 1965,
la manera correcta de abrocharse el cinturón consiste en deslizar la lengüeta dentro de la hebilla. 

Para desabrocharlo, levante la hebilla y se soltará. 

Como dice la canción, puede que haya 50 maneras de abandonar a un amante, pero solo hay seis de abandonar este avión:
a través de dos puertas de salida delanteras,
dos ventanas de salida movibles sobre las alas y dos puertas de salida en popa. 

La ubicación de cada salida está indicada claramente con señales en el techo, además de con luces blancas y rojas de discoteca en el suelo a lo largo del pasillo. 

¡Les he hecho mirar!»

Cuando Karen terminó su discurso, explotó un aplauso entre todos los pasajeros que, no solo había prestado atención a lo que había dicho, ya que nunca habían prestado atención; sino que habían conectado con el mensajero.

Mensajero y mensaje.


Mensaje y mensajero.

Ahora imagina tu proyecto, tu negocio: el que ya tienes, o el que quieres lanzar.

Imagina tu forma de comunicarlo.

Las dificultades que eso implica.

Los aciertos también, claro, pero también las fallas, esas que puedes mejorar si, como Karen, comunicaras de una manera más “convocante” a tus potenciales clientes.

Hay una técnica para lograr conectar con ellos.

No es magia, ni bolas de vidrio, ni tarot.

Es una técnica y se llama copywriting.

No tienes por qué manejarla tú, personalmente.

Si quieres improvisar, puedes, claro.

Pero…

Ojo a no romper normas que desconoces, porque terminarías rompiendo otras cosas, bastante más molestas, pero la norma quedará intacta.

Si te interesa, ya sabes…